Cuidados básicos del Dálmata

Cuidados de un dálmata

Cuidados de un dálmata

Desde que “Pongo”, “Perdita” y sus 99 cachorritos hicieron su primera aparición en la gran pantalla con la película “101 dálmatas” en el año 1996, la popularidad de esta raza de perros de excepcional belleza fue in crescendo. A partir de entonces, hemos querido adoptarlos como mascotas para disfrutar de su lealtad, compañerismo, inteligencia, travesuras y, sobre todo de sus singulares manchas color negro o hígado que es lo que más los caracteriza.

Aunque son fabulosas compañías y bastante cariñosos con los niños, estos canes requieren, más que mimos y admiración de su amo, de muchos cuidados para mantener intacta su salud. Entonces, si ya has decidido tener uno en casa, será mejor tomar en consideración las siguientes recomendaciones:

Qué tipo de atenciones merece un dálmata

Control veterinario:

Si optaste por un dálmata como mascota, primero que nada debes pensar en el veterinario. Sí, los chequeos periódicos con los especialistas permitirán diagnosticar enfermedades a temprana edad y poner cartas en el asunto; pero también, serán los responsables de aplicar las vacunas que necesita para preservar su salud.

Es recomendable llevarlos a consultorio una vez por mes, pues de esa manera estarías controlando su condición. Si de verdad quieres a tu perro, harías lo que sea para mantenerlo a salvo.

dalmata pequeño

Higiene:

Los dálmata requieren baños cuando están realmente sucios, así que una vez cada dos meses bastará para dejarlos limpios. Si abusas, estarías eliminando los aceites esenciales que mantienen su delicada piel hidratada. Usa un champú especial para perros y evita tener que aplicar el tuyo.

También será necesario limpiar sus oídos cada semana, sobre todo porque tienden a sufrir enfermedades como la otitis. Para ello, dispón de una gasa con productos de limpieza específico. Es importante que cortes sus uñas de forma periódica para evitar daños en sus patas.

Acostúmbralos desde cachorros a cepillarse los dientes, pues así estarías eliminando el sarro que podría generar molestias bucales en el futuro.

Cepillado:

Las mascotas de dálmata tienen un hermoso pelaje. Su color blanco y sus manchas color negro o hígado realmente son un espectáculo para la vista, por lo que mantener su pelo hermoso y brillante requerirá de cepillados de hasta cinco minutos por día.

Cepillando a tu mejor amigo de cuatro patas evitarás que el pelo, cuando caiga, se adhiera a cualquier superficie. Al ser bastante corto y duro, difícilmente puede ser retirado, así que es mejor tomar las previsiones a las que haya lugar.

Adiestramiento:

Sí, es cierto, son mascotas cariñosas, amables, leales y dóciles. Lo mejor es que le encantan los niños, razón por la cual pueden pasar horas enteras jugando con ellos. Pero para lograr un comportamiento adecuado en la etapa de adultez, debe ser educado desde cachorrito.

Es que someterlo a un buen adiestramiento y a un perfecto proceso de socialización, hará del dálmata una excelente mascota en el futuro capaz de mantener un buen comportamiento con otros animales y también con personas extrañas.

Ejercicios físicos:

Son fuertes y muy atléticos. Es por ello que necesitan de un espacio amplio para vivir y correr a sus anchas. Estos perros requieren de actividades físicas constantes para mantenerse en forma, pero también para reducir los niveles de estrés y de ansiedad.

Si no le das la oportunidad de moverse libremente, verás comportamientos desagradables como el de destruir cosas. Si no cuentas con un buen espacio en el hogar, puedes llevarlo a pasear todas las tardes al parque. Déjalo que huela, que explore y que conozca porque también son bastante curiosos.

Involúcrate en sus juegos y verás cómo estrecharán sus vínculos. De esta manera, tendrás un perro más feliz y mucho más saludable.

Gracias a “Pongo”, “Perdita” y a sus 99 cachorros podremos disfrutar de la belleza física de un dálmata y también de su bondad y lealtad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here